Lecturas: "Apuntes de un derrotista"

No son horas, ya lo sé, pero así podréis leer a primerísima hora la reseña de Apuntes de un derrotista, el último libro de Joe Sacco que ha sido publicado en España y que acabo de terminar.



Apuntes de un derrotista
Planeta DeAgostini


Tenemos entre manos un libro de contenido dispar y, por lo tanto, errático por su completismo. Apuntes de un derrotista es una recopilación de los trabajos primerizos de Joe Sacco y, por ello, no tiene la entidad de otros trabajos suyos como Palestina o Gorazde. Contiene, sin embargo, excelentes diatribas políticas, el punto fuerte de este autor, situadas al final del libro.

El primer Sacco dibujante se muestra demasiado subyugado a sus influencias. Robert Crumb y Bill Elder están continuamente presentes en la mente del autor maltés y los podemos reconocer en sus viñetas. Varias historias breves de personajes eclécticos y periodos autobiográficos situados bien lejos de la maestría del precursor del movimiento underground encabezan Apuntes de un derrotista. Sacco no tiene el guión ágil, la procacidad y el desparpajo de un Crumb a años luz, por lo que, ya que las comparaciones son odiosas, sus creaciones autobiográficas y humorísticas se quedan cortas. No tiene Sacco el tino necesario para despertarnos esa complicidad que busca. Por suerte, lo que sí tiene es mano izquierda para manejar historias críticas con la política, los conflictos armados y la vertiente gráfica del periodismo.

Cuando las bombas buenas caen sobre la gente mala medita sobre los bombardeos perpetrados por los teóricos ejércitos liberadores: los ataques aliados sobre la población civil de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial (un inciso: siempre me viene a la mente la desgarradora imagen de la ciudad de Dresde tras el bombardeo; una ciudad antaño maravillosa, tipificada como la Venecia de Centroeuropa, totalmente arrasada, con sus vidas destrozadas, precisamente por aquellos que reprochan continuamente el salvajismo nazi), el lanzamiento de las bombas nucleares sobre Nagasaki e Hiroshima al final de esta guerra y, finalmente, otro bombardeo estadounidense, esta vez sobre la Libia de Gadafi a mediados de los 80. Lástima de un planteamiento tan monótono, que lastra sobremanera lo que podría ser algo más. Sacco se limita a recopilar pequeñas notas, citas, al margen de las páginas, donde deja una ilustración. He leído enciclopedias más entretenidas.

No cae en el aburrimiento el siguiente capítulo político del libro. Más mujeres, más niños, más deprisa, si me permiten la metáfora, es una bomba de fragmentación. Es metralla desperdigada que deja herida de muerte la civilización moderna. Basada en los recuerdos de su madre durante los bombardeos a Malta entre 1935 y 1943, primero por las tropas de Mussolini y más tarde a cargo de la Luftwaffe alemana, es, personalmente, la historia que más me ha impresionado. Los niños, con miedo, siempre mirando hacia el cielo, esperando. La desesperación de un pueblo que vive, sin quererlo, entre un fuego cruzado, por el azar de vivir en un atolón estratégico del Mediterráneo y a merced de fuerzas superiores. Una historia humana y emotiva, conmovedora e inquietante.

Como también es inquietante la pieza Cómo llegué a amar la guerra, la puesta en escena de la contradicción entre las disposiciones éticas del maltés, su auténtica repulsa a la guerra, y la fascinación producida por la retransmisión en directo de la primera guerra del Golfo. La pornografía de los ataques nocturnos, el ataque más mediático que armamentístico, cinematográfico pero en casa. La comodidad del patriotismo de sillón.

Los seguidores de este autor, los que quedaron prendados por la crueldad, el realismo, de obras como Palestina o Gorazde, se encontrarán en Apuntes de un derrotista con una obra menor, cuyo interés radica en ver la evolución no estética (pronto adquiriría el estilo gráfico que le caracteriza) sino temática de un Joe Sacco que estaba creciendo como artista a pasos agigantados.

Etiquetas:

3 Comentarios:

  • Coincido bastante contigo, la primera parte flojita (yo no llego a asignar influenciasm, que no conozco tanto), pero la segunda parte tratando más de los conflictos me parece espectacular. Me ha gustado mucho como recrea su situación respecto a su novia.

    Por último, las historias que el editor no queria incluir... creo que el editor tenía razón.

    Por Blogger bodera, a las 7:05 p. m.  

  • Intentaré leerlo aunque Sacco no me entusiasma. No me acaba de gustar su manera de tratar a los personajes; de hecho no son personajes: son solo seres que transitan y que el protagonista se va encontrando. Les falta relieve psicológico y son excesivamente planos.

    Por Blogger El Lector de Comics, a las 11:05 p. m.  

  • Jordi, si no le ha gustado Gorazde ni Palestina, ni se acerque a este Apuntes de un derrotista. Es muy sencillo en planteamiento y muy poco maduro. Una obra menor, en definitiva.

    Por Blogger tirafrutas, a las 12:47 a. m.  

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal