Lecturas: "Criatura maldita"

Se hace larga la espera entre libro y libro firmado por Hideshi Hino. Pero una vez llega a mis manos una de sus creaciones, se hace obligada una pausa para sumergirse en una lectura pausada de sosiego avanzar de páginas. Es el morbo del deleite con el terror...



Criatura maldita
Hideshi Hino
La Cúpula




Un horror es abandonado el mismo día de su nacimiento. El bebé deforme y monstruoso no tiene cabida en una familia normal y por ello es arrojado a su suerte en un vertedero, un cementerio que se convertirá paradójicamente en su cuna. Allí se erigirá en dueña y señora de todo ser viviente que se arrastra por sus escombros. Perros, ratas y cuervos, temerosos de la figura grotesca que sólo es capaz de articular extraños y agudos graznidos, eluden su presencia, no le disputan ninguna presa... porque ella es una criatura maldita nacida con el trueno. Pero un extraño sentimiento anida en su corazón: a lo lejos se ven las luces de la gran ciudad y una llamada inaudible la reclama.

Hideshi Hino nos vuelve a presentar a un ser espantoso y pútrido en Criatura maldita, el último título aparecido de su serie de libros de terror. En esta entrega, el autor nacido en Manchuria da forma a una horripilante niña cuyo único sustento es la carroña y la sangre, hasta que una noche prueba el suculento bocado de la carne humana y cambian sus apetencias alimenticias. Criatura maldita es un relato protagonizado por la mítica figura del zombi caníbal pasada por el pincel del maestro japonés del horror, que le imprime un nuevo carácter más tierno a los ojos del lector. La pobre niña no conoce el afecto familiar y sus salvajes cacerías sólo son llevadas a cabo para sobrevivir en un ambiente sombrío y de escasos recursos. Pero cuando la venganza le es servida en bandeja de plata, surge la verdadera esencia piadosa de quien sólo anhela un atisbo de felicidad en su corta vida llena de penurias.

Criatura maldita es un nuevo ejemplo del auténtico sentido del horror. No surge de las sombras que sirven de cobijo a extraños y desconocidos animales, de las angustiosas noches cerradas que se extienden como un manto sobre la tranquila civilización, de los horribles seres que reptan por la oscuridad a la espera de la oportunidad de cazar a un inocente. No sobreviene al contemplar un ser de proporciones desmesuradas, hediondo rastro ni corrupta carne. El horror de Hideshi Hino nace en el interior de las personas. Es su miedo a lo desconocido, su tergiversado sentido de la responsabilidad, el causante de tanta desgracia ajena. Estos actos tienen sus consecuencias, de efecto moralizador final: los desgraciados aparecerán súbitamente para rendir cuentas y demostrar quién es más humano en realidad.

Al igual que en El niño gusano o El hombre cadáver, Criatura maldita está protagonizado por un ser que se encuentra perdido en un entorno hostil. No es malvado por naturaleza, sino por obligación. Las circunstancias le han jugado una mala pasada, la suerte se ha cebado en él. No alcanza a comprender lo que sucede a su alrededor ni el porqué de tanto odio. Sólo sabe que quiere vivir en paz, aunque sea apartado de un mundo que lo rechaza por repugnancia, cuando el mismo apesta a hipocresía.


Páginas interiores:

CriaturaMaldita177

Etiquetas:

1 Comentarios:

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal