Crónica del Saló 2007 (I): III Jornades Comiqueres de Barcelona

Comenzó el Saló el jueves, pero servidor tenía claro que ese día no estaría dedicado a una primera toma de contacto con el 25 aniversario del evento. Había otro plan mucho más atractivo: las III Jornades Comiqueres de Barcelona. A la tercera va la vencida, dicen, y este año por fin conseguí escapar del trabajo para acudir, álbum en mano, a una cita con autores de gran nivel. Allí estaban, por orden de saludos, Pepo Pérez, Álvaro Pons, Pablo Auladell, Max (los muertos están bien enterrados, lástima), Christophe Blain y Gipi, entre muchos otros.

El ambiente era muy bueno, se había congregado el suficiente público como para dar enjundia a este encuentro con dibujantes de todo tipo, pero no demasiado para agotar la paciencia. La división de los invitados en dos grupos, cada uno de los cuales se situó en una planta distinta, facilitó la propia distribución de los asistentes de tal forma que en ninguno de los espacios llegó a acumularse gentío. Por supuesto, las primeras colas se formaron para Blain, Pura Campos y Alfonso Font, pero no eran interminables, lo que presagiaba una tarde tranquila. Para evitar esperas inútiles, pues la organización tenía prevista como hora de finalización las 21:00 horas, la opción más recomendable era acudir a los autores menos solicitados para luego volver a los "estrella". Con tranquilidad y proximidad hacia los autores allí citados, cada uno de los asistentes se llevó las dedicatorias que deseaba. Muchos de los que se presentaron a la caza de un dibujo se llevaron consigo como extra un pequeño rato de charla con sus dibujantes favoritos, quienes se mostraron en todo momento muy amigables y cercanos, dispuestos a esforzarse por regalar una bonita ilustración personalizada.

Entre el público había ilustres blogueros que habían pensado como un servidor de ustedes. El Saló se presentaba como una ocasión muy dura para conseguir las firmas de algunos autores y las III Jornades Comiqueres prometían todo lo contrario. Así lo comprobaron Rafa Domene y El Tete, gente prestigiosa de bien y para colmo de buen ver, caray.

También aparecieron por allí varios editores o responsables de comunicación para dar apoyo a sus autores. De esta forma, las III Jornades Comiqueres de Barcelona se convirtieron pronto en una reunión de amigos, conocidos y gente del mundillo. De repente aquello pasó de ser un encuentro del público con los autores a una suerte de fiesta privada de bar. Las primeras colas se disiparon en poco tiempo y sólo quedábamos allí reunidos los mismos charlatanes que nos encontramos en cada salón o feria. Pero se hizo tarde y el fin de semana se presagiaba duro, así que, después de estar más de dos horas conversando tranquilamente, bromeando o reprochando en tono jocoso alguna que otra circunstancia, se imponía volver a casa, a acumular fuerzas para el Saló propiamente dicho.

Como punto final a las jornadas, cabe destacar el entusiasmo expresado por la propia FNAC. Los datos de asistencia y ventas avalan que el evento fue todo un éxito, tanto para la organización, la distribuidora SD, como para la cadena que facilitaba el recinto, FNAC. La relación entre ambas entidades parece que va viento en popa y los cómics se van haciendo cada vez más hueco en la oferta cultural de las franquicias españolas de la cadena francesa.

Etiquetas: ,

2 Comentarios:

  • ¿Rafa y el Tete gente prestigiosa? ¿De buen ver? Creo que me van a echar de las tortas por feo.

    Con la planta que tengo.

    Por Blogger Markitos, a las 10:50 p. m.  

  • Markitos, si pudiéramos ya te hubiéramos echado hace tiempo por muchos otros motivos... ;-)

    Están muy bien estas jornadas, lejos de los agobios del Salón. De todos modos, es una lástima que este año solo las hayan hecho en un sitio (espero que eso no signifique que estén yendo a menos).

    Por Blogger R. Domene, a las 8:59 a. m.  

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal