Lecturas: "Lady Snowblood"

Poco a poco, el apartado de manga de mi biblioteca particular va ampliándose de forma peligrosa. A poco que me descuide, el número de mangas superará al resto, pero bienvenidos sean mientras me dejen tan buen sabor de boca como Lady Snowblood.



Lady Snowblood
Kazuo Koike y Kazuo Kamimura
Planeta DeAgostini


En un Japón inmerso de lleno en una drástica reforma social y económica, Osayo Kashima es una víctima más de los viles planes de los indeseables que aprovechan los miedos y las debilidades de un pueblo japonés olvidado pero utilizado por sus gobernantes para enriquecerse rápida y fácilmente. Su marido y su hijo son asesinados delante de sus propios ojos por unos miles de yenes, para luego ser violada durante dos días y dos noches por los mismos maleantes. Su venganza no se hace esperar y, simulando un estado catatónico causado por el trauma, servirá de camarera en el restaurante de uno de los malhechores, sólo para aprovechar un descuido de su captor y asesinarle. Osayo es apresada por la policía y condenada a cadena perpetua, por lo que no podrá jamás cumplir su venganza, a menos que... Movida por la ira y el rencor, urde un plan maquiavélico: se quedará embarazada para que su hijo pueda llevar a cabo la venganza por ella. Desgraciadamente, Osayo muere tras un parto complicado, pero aún así consigue transmitir todo su odio a la comadrona, quien se encargará de convertir a su hija recién nacida, Syura-Yuki Hime, en una inclemente asesina a sangre fría. Sensual y despiadada es la implacable Lady Snowblood, la asesina más temida de la era Meiji. Yuki, hija del infierno que camina por el sendero de la venganza, ofrece sus servicios a un alto precio, sin por ello olvidar su cometido final: culminar la venganza de su difunta madre.



Lady Snowblood es un nuevo manga sobre el honor, el deshonor y el derramamiento de sangre que siempre conlleva, de Kazuo Koike, el maestro que guionizó El lobo solitario y su cachorro y Asa el ejecutor. De igual forma que en estos dos títulos, Koike nos muestra, por mediación de unos personajes aparentemente crueles pero con un dolor interior indescriptible, un fresco de la sociedad japonesa de época. Es el turno de principios de la era Meiji, finales de nuestro siglo XIX, cuando Japón se haya en un proceso de occidentalización que rompe con muchos de los valores y las tradiciones de un país milenario a favor de una mayor separación entre clases. Oficiales, ministros, yakuzas y aldeanos desfilan por las páginas de un manga histórico que nos ofrece, en primer plano, uno de los sentimientos más arraigados del Japón feudal y por ello incólume a los cambios sociales. Es la venganza, disfrazada de restitución de un honor mancillado, símbolo de una cultura subyacente que se niega a extinguirse.

Kazuo Kamimura es el responsable de la parte gráfica de Lady Snowblood. Mientras Goseki Kojima imprimía un tono realista en El lobo solitario y su cachorro y Asa el ejecutor (aunque en ocasiones sus personajes no pudieran diferenciarse físicamente entre ellos), Kamimura emplea en este manga un estilo más sobrio, de línea algo más clara y sin recargar las viñetas. Su trazo suave y sinuoso perfila una figura limpia, sensual y atractiva, una Yuki de mirada pérfida y arrebatadora. Asimismo, consigue en muchos pasajes impresionarnos con el contraste de los charcos de sangre que se forman sobre la tierra donde desfallecen los cuerpos a manos de Lady Snowblood.



Hijo de su época, este manga creado en 1972 por Kazuo Koike y Kazuo Kamimura hace gala de altas dosis de violencia y sexo, dos herramientas que Yuki emplea a la perfección. La sangre es escupida a borbotones cuando desenvaina su espada y el arte del asesinato emerge a la luz. Lady Snowblood ejecuta sus movimientos con rapidez, los destellos de sus mandobles preceden sin excepción la sangrienta muerte de sus enemigos. No hay rival para una asesina entrenada a conciencia desde su más tierna infancia y que no duda en usar todas las armas que tiene a su disposición. Tan bella como su madre, encandila a sus enemigos, hambrientos de un cuerpo voluptuoso y totalmente entregados a la lujuria. La degeneración de una clase alta que ha sucumbido a los placeres inmediatos les vuelve corruptos y débiles, un manjar demasiado fácil para una Yuki astuta e ingeniosa, que a menudo simplemente se sirve de artimañas para, sibilinamente, vencer sin necesidad de mancharse las manos con una sola gota de sangre.

Lady Snowblood es una nueva oportunidad para acercarse a aquel Japón perdido, a una época donde la cultura obligaba a hacer prevalecer el honor a cualquier precio. La venganza es un plato que se sirve frío. Frío como la nieve.

1 Comentarios:

  • en el momento que aparecio la reseña,me decidi a comprar el libro.Y solo la primera inspeccion en la libreria me llevo a quedarme con los dos volumenes q lei a toda prisa y super metida en la trama, en un finde..Es verdad q suena a conocida la historia de venganza...no importa xq cada capitulo, la forma en q contada y los dibujos son increibles y disfrutas cada momento.
    Como siempre aqui encuentras lo mejor..no hay dudas..Gracias!

    Por Anonymous Anónimo, a las 12:58 p. m.  

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal