Lecturas de salón (X)

En fin, no ha habido escapada a Gijón, sino arduas tardes de mudanza y recolocación de muebles, estanterías y cómics. Me horrorizo al pensar que tenga que volver a mover toda esa pila de páginas y, más aún, al contemplar la escasez de metros que me amenaza. ¡Qué será de mí cuando no me quede espacio!

Mientras no llegue ese día, seguiré deleitándome con lecturas tan refrescantes como la del primer tomo de Snoopy y Carlitos...


Snoopy y Carlitos
Charles Schultz
Planeta DeAgostini


Todo el mundo conoce a Snoopy. Convertido en icono popular, las tiras cómicas de este perro y su amo, Charlie Brown (o Carlitos), han sido publicadas en cientos de diarios de todo el mundo, incluso tras la muerte del creador, Charles Schultz, que provocó el interrumpido final de la tira. Con todo, cualquiera tiene una idea de lo que se puede encontrar en sus viñetas. Por eso es quizá más sorprendente aún acercarse a esta antología.

Gary Groth, editor de Fantagraphics, tuvo un buen día de 1997 la idea de reeditar de forma completa y cronológica la serie Peanuts (título original de la tira) y así se lo hizo saber a su creador. Al parecer, Schultz no parecía estar muy de acuerdo con la viabilidad del proyecto y el interés que podía tener redescubrir las primeras entregas de la serie. La idea quedó en barbecho durante un tiempo. Tras la muerte de Schultz el 12 de febrero de 2000, Groth le planteó la posibilidad a su viuda, Jean, quien se mostró entusiasmada. Así nació The Complete Peanuts, un ambicioso proyecto destinado a recopilar la totalidad de las tiras, diarias y dominicales, en forma de elegantes tomos que englobarían dos años de publicación cada no. Su periodicidad es semestral, con lo que tendremos 25 tomos publicados en 12 años y medio para cubrir los 50 años de tira. Con cuatro tomos ya publicados en los Estados Unidos, Planeta ha lanzado el primer número en este pasado Saló con un formato y un precio imbatibles. Una impecable edición que tendrá continuación con la segunda entrega en noviembre de este año.

El primer tomo, con material de 1950 a 1952, contiene las primeras tiras de la serie. En origen, el cómic es una sucesión de tiras centradas por igual en Charlie Brown, Patty (no confundir con Peppermint Patty), Shermy y Violet. En estas entregas tempraneras, la serie no sigue las pautas que hemos conocido en los últimos años. El primerizo Charlie Brown es un chico más normalito, más cínico, ¡que incluso tiene novias! Snoopy, por su parte, es un perro corriente, lejos de la imagen parlanchina y antropomorfizada que iría adoptando más adelante. La primera lectura es, pues, chocante, al descubrir una tira totalmente diferente de la idea preconcebida que podemos tener tras leer varios años las entregas más postreras. Nos encontramos, al abrir el libro, con una serie crítica, ácida, con unos niños mucho más retorcidos y locuaces que los personajes adocenados y estereotipados de los últimos años.

Romper con la arraigada idea que teníamos de la serie no es la única sensación destacable de esta obra. Gracias a las lecturas que acumulamos de las tiras futuras, nos convertimos en lectores precognitivos, espectadores de lujo de la evolución de una serie y unos personajes a los que cogemos cariño conforme avanzan las páginas. Comenzamos con un Charlie Brown preescolar, una pequeñísima Lucy que todavía duerme en cuna, un Linus que aun no articula palabra. Nuestra familiaridad con la serie nos permite adivinar acontecimientos que están por llegar, como el nacimiento del hermano pequeño de Lucy, y nos ofrece la oportunidad de contemplar la serie no sólo como una recopilación de gags independientes entre sí, sino como una verdadera saga con 50 años de historias por delante.

1 Comentarios:

  • Genial tu comentario!!!
    Vengo del futuro para decirte que ya vamos por séptimo tomo, el de los años 63/64.

    Una maravilla de colección, oiga!

    Por Anonymous S., a las 3:28 p. m.  

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal