Los cómics sirven para quitar el mal sabor de boca

Cualquier excusa es buena para hablar de cómics. Incluso si estás escribiendo un artículo sobre una serie de televisión que no te ha gustado nada y prefieres hablar de otras cosas más agradables:

    Poco más que añadir. Excepto dos recomendaciones para quitarme el mal sabor de boca:

    (...)

    Y para leer, sin abandonar el polvoriento sur de Estados Unidos, 'El carnicero de Cincinnati' (Norma Editorial), nuevo volumen de la serie La juventud de Blueberry. Una agradable sorpresa pese a que no lo dibuja Jean Giraud. Blanc-Dumont hace un excelente trabajo. Un cómic tan recomendable como la majestuosa reedición de 'Las Etiópicas', inolvidables aventuras africanas de Hugo Pratt. Con prólogo de Umberto Eco.

Esto ocurrió ayer, en este artículo del diario El Mundo.

1 Comentarios:

  • Jajajaja, buenísimo... Me imagino al pobre crítico de televisión desesperado tras ver esos engendros televisivos y desesperado por poder recomendar algo bueno, lo que sea... Que cunda el ejemplo, sí señor.

    Por Anonymous el tio berni, a las 5:45 p. m.  

Publicar un comentario



  << Ir a la página principal